¿Qué es Big Data?

big-data

Big Data se usa actualmente para nombrar la acumulación y análisis de grandes cantidades de datos. También conocido como “datos a gran escala”, el término Big Data comenzó a surgir en los años 90 cuando John Mashey publicó un artículo titulado Big Data and the Next Wave of Infrastress en el cual, Mashey hacía referencia a cómo iba a cambiar la infraestructura física y humana debido a la gran cantidad de datos que se veía venir, y que era imposible de manejar con los instrumentos de gestión de uso de esa época.

La idea detrás del Big Data es que gracias al avance de la tecnología, existe un nuevo enfoque de entendimiento y toma de decisiones, los cuales son utilizados para describir enormes cantidades de datos que tomaría demasiado tiempo y sería demasiado caro cargarlos en una base “normal” o “relacional” para su análisis. En estas bases gigantes y complicadas, entra el Big Data en todo su esplendor y agrupa toda aquella información que no puede ser procesada o analizada utilizando procesos o herramientas tradicionales.

Big Data no se refiere a una cantidad específica y utiliza el lenguaje de petabytes y exabytes de datos. En términos de bytes estas serían las medidas:

Gigabyte = 109 = 1,000,000,000
Terabyte = 1012 = 1,000,000,000,000
Petabyte = 1015 = 1,000,000,000,000,000
Exabyte = 1018 = 1,000,000,000,000,000,000

Más allá del volumen de información, los datos pueden ser recopilados de varias fuentes y aplicados a varias disciplinas. Así, se pueden obtener de dispositivos móviles, sistemas GPS; sensores, equipos industriales, automóviles, etc; los cuales pueden medir la temperatura, humedad, cambios químicos, ubicación, posición, etc. Analizar estos datos requiere que la velocidad de respuesta sea lo suficientemente rápida para obtener información en el momento preciso, siendo el uso del Big Data más que relevante en estos casos. Gracias al análisis de esta minería de datos, podemos descubrir patrones de comportamiento y lograr predicciones, basada en la información que nos dan estos grandes volúmenes de conjuntos de datos.

Existe mucha información sobre análisis, presentación, tipos de datos y fuente de estos. La información puede ser generada por las personas cuando envían correos electrónicos, mensajes en whatsapp o publicaciones en redes sociales. También existen las transacciones de dinero o cualquier actividad financiera que realicemos, datos generados por internet, datos generados por máquinas a otras máquinas (M2M) al enviar información a través de sensores sobre temperatura, luz o sonido entre otros. Finalmente se encuentran los biométricos, los cuales provienen de los datos de seguridad, defensa y servicios de inteligencia. Esta información es constante y enorme por lo que el Big Data interviene para el análisis respectivo.

Aquí les dejo un esquema que realizó IBM para clasificar de donde provienen los tipos de datos del Big Data

Big-Data-Tipos

El análisis de estos datos es muy útil para diversas industrias, desde el punto de vista empresarial cuando se analizan las redes sociales de estas y las grandes bases generadas por las ventas cruzadas de la misma compañía; o la información que generan sus propios trabajadores. En deporte cuando se analizan las estadísticas de los partidos de fútbol, las cuales son relevantes a la hora de toma de decisiones para los entrenadores. También se puede aplicar en medicina para investigar el comportamiento de una pandemia y ser capaz de predecir la actividad de la enfermedad en cuestión. O en el caso de seguridad para plantear sistemas de defensa a diversos tipos de ataques desde informáticos hasta de guerra.

Como ven, el Big Data es impresionante y ayuda a la gente (especialmente a los investigadores) a descubrir cosas que les podrían haber tomado años en descubrir por si mismos sin el uso de estas herramientas, debido a la velocidad del análisis. Además con el auge del Internet de las cosas, estoy segura, de que el Big Data será aún más importante en los próximos años.

C.

La historia del meme

meme-no-joven
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma en la que nos comunicamos y nuestro sentido del humor profundamente. Así, la gente cambió el switch y decidió publicar todo en un muro, en un tweet, en un blog, en una foto. Hasta el lenguaje cotidiano cambió. Así, en una noche de chelas, te dicen: “y puse una poker face”, “me siento foreveralone” o “estoy actuando como el bebe bipolar”. Todos nos volvimos creativos. Las redes sociales nos dieron licencia y podemos inventar cosas. Una situación anecdótica, política o deportiva inspira a la creación de una una idea que puede evolucionar y que es tremendamente viral y propagable: El meme.
Como buena nerd hice una pequeña investigación acerca de este fenómeno “ciber-cultural” que viene arrasando en los últimos tiempos:
El término meme surge en 1976 en el libro “The Selfish Gene” de Richard Dawkins.  Por la semejanza fonética con ‘gene’ (gen). La idea es que los memes, como los genes con la información genética, son las unidades mínimas de transmisión cultural. Para que un meme sea válido debe cumplir con las siguientes características:
  • Un meme es una idea que puede evolucionar y que es tremendamente viral y propagable. Si un meme sirve para que mi contenido llegue a más personas, en buena hora.
  • Un meme no se crea, surge y esto es más por reacción que por invención.
  • Un meme tiene que ser viral. No valen los textos largos, estresantes y aburridos. Es importante mantener la perspectiva y lo que se quiere transmitir.
  •  El antropólogo Roberto Bustamante  enfatiza que “el concepto meme tiene que ver con la información que se repite. Por ejemplo, un rezo puede ser un meme”.  Y un hipervínculo, video, imagen, web o hashtag.

Los medios son los aliados de los memes. Se habla de lo mainstream, y de un adaptación cultural. No es casualidad que muchos programas en general tengan una sección de “los videos más populares en internet” o que en Publimetro, salga al menos, una vez a la semana una nota relacionada con los memes. Por ejemplo, esta semana, han llovido ideas sobre la carrera de Fórmula 1 este fin de semana.

Los memes son parte del imaginario de las personas. Son creados sobre la base de lo que pensamos y extienden esas ideas. Son parte de la rutina y de la comunicación. Si bien los memes no son necesariamente solo para bromas, los graciosos son los más populares. Hechan a volar la imaginación de la gente. Afectan considerablemente mi productividad pero vaya que me ponen de buen humor.

Para que se rían un rato, les dejo la lista de los 16 meses más exitosos del 2014 según Mashable. El gran ganador, Alex from Target.

C.

México Digital

mexico_con_bandera

Al ser hoy el día de la independencia de México quise darle un repaso al uso del Internet actual en el país. Y es que a pesar de ser uno de los principales abanderados del e-commerce de la región, aún hay mucho de avanzar en cuanto a uso e infraestructura.  Tomando como partida a fuentes importantes como son el IAB México y The Competitive Intelligence Unit (CIU) se estima que hay entre 65 y 55 millones de internautas mexicanos. Es decir, en el mejor de los casos el 54% de la población estaría conectada a internet. Esta cifra es aún lejana comparada con los chilenos (70% de la población usa Internet) o argentinos (67%).

Sin embargo, no todo es trágico. Entre las mejorías, se observa en México un aumento del uso del internet móvil, principalmente del sector AB+. Así, del 2013 para hoy, crecieron de 37 a 53 millones de usuarios, de los cuáles el 73% sería dueños de smartphones  (Emarketer, Abril 2015).  Samsung, LG y Apple son los proveedores líderes del mercado con el 56% ( CIU, 2015).

Los millennials  siguen dominando el mundo digital mexicano ya que componen al 50% de la población en internet y son dueños de casi la mitad del total de smartphones en el país.

Por otra parte, el internauta mexicano pasa 6.08  horas diarias promedio en la red, se conecta principalmente del wifi (el plan de datos parece no ser una opción muy atractiva para el grueso de la población)  y visita alrededor de 8 sitios frecuentes en la semana, siendo las redes sociales el principal destino (Escribir opiniones o chatear en facebook, seguir deportes por twitter, compartir fotos en instagram, depende del gusto de cada quién), seguido de correo electrónico y buscadores (Google, Yahoo! o Bing), respectivamente.

Asimismo, Internet cada vez se posiciona como la principal fuente de consumo de contenidos audiovisual de los usuarios. Según el Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre internautas mexicanos del IAB, el 87% consume videos, el 43% series (Gracias Netflix, aunque sigo esperando que actualices las temporadas de Modern Family), el 49% ve películas y el 56% de conciertos. Estos dos últimos son porcentajes mayores a los de la televisión, lo que evidencia, una vez más, un cambio en el comportamiento del consumidor.

Finalmente, ¿Para que usan los mexicanos internet?.  Según emarketer, una de las principales razones es para mantenerse actualizados, seguido de ocio y/o disfrute,  comunicarse con sus pares o buscar información. Y es que Internet nos permite hacer varias actividades a la vez y a la velocidad de la luz, basta con abrir el timeline de Twitter o ver un canal por Internet para enterarnos que está pasando al otro lado del mundo, firmar una petición en Change.org; crear un debate en Facebook y comentarlo con tu grupo en whatsapp. Todo eso en menos de 30 minutos.

Nunca antes la sociedad mexicana había estado tan conecta y tan alejada a la vez. Esperemos que a corto plazo la Reforma de Telecomunicaciones tome el rumbo adecuado para que permita mejorar la infraestructura e impacte positivamente en la reducción de costos. También se espera que una mejora en las telecomunicaciones  impulse el sector educativo y pueda llegar a sectores, que por hoy, debido a su ubicación geográfica  y a la escasez de recursos, son difíciles de alcanzar.

C.

Facebook lanza nuevo asistente virtual

Para empezar este blog, hablaré de algo grande: Facebook. No cabe duda que el engreído de Mark Zuckenberg sigue sorprendiendo con nuevos servicios todos los días.

Así, el 26 de agosto del 2015,  lanzó en Estados Unidos, su nuevo asistente virtual para Messenger  llamado M,  capaz de realizar diversas tareas, desde  hacer una reservación en un restaurante, comprar regalos para esa persona especial y enviárselo, llamar a tu mamá para avisarle que vas a llegar tarde, entre otras.

David Marcus, vicepresidente de productos de mensajes de Facebook, comentó en una entrevista con Wired que M va más allá, debido a que combina inteligencia artificial y  un grupo humano que se encarga de realizar cada orden que se le pide al asistente virtual. La idea al final, según el propio Marcus, “es generar un ingreso (más) para la compañía a largo plazo”.

Pero ¿Cómo funciona?  Imaginemos  un asistente personal como tal.  El jefe/usuario envía un mensaje (En este caso aprieta un botón en la parte superior de la app de mensajes de Facebook) y el asistente (M) recibe el mensaje (mientras decodifica el mensaje para entenderlo). Luego, hará una serie de preguntas y enviará actualizaciones conforme la petición se vaya completando.  Por ejemplo:

facebook-asistente-virtual

Por el momento solo se encuentra disponible en algunas zonas de EE.UU pero se espera que pronto sea lanzado en varios países (los mantendré actualizados). Finalmente, es interesante saber que hará la competencia ante este lanzamiento:  ¿Qué tendrán bajo la manga Siri, Cortana, Google Now, o Echo?  Estoy muy entusiasmada, esperando con palomitas (canchita en peruano) porque esta película recién comienza.

Facebook sigue sorprendiendo a propios y extraños, no en vano el lunes 25 de agosto la red social llegó a mil millones de usuarios activos. Todos estamos “Facebookseando”: Madres, abuelos, tías, primos, marcas y amigos.  Como diría el mismo Zuckenberg:  “Un mundo más abierto y más conectado es un mundo mejor” Y lo digo yo, una expatriada.

C.