La PC personal cumple 35 años

primera pc

El 12 de agosto de 1981, en el hotel Waldorf Astoria se presentó la primera PC personal de la historia, la cuál fue fabricada por IBM. El modelo era 5150, mejor conocido como IBM/PC, fue creada por un equipo de 12 personas entre  ingenieros y diseñadores bajo la dirección de Don Estridge y William C. Lowe, del IBM Entry Systems Division en Boca Raton, Florida. El objetivo era vender 241,000 unidades en cinco años. Pero la realidad superó las expectativas y vendió esa misma cantidad pero al mes.  El equipo costaba U$D 1565, el equivalente a U$D 4115 actuales. Quizá parecía un poco caro, pero su reducido tamaño, rapidez y la capacidad de la compañía para producirlo en masa hicieron de este el primer equipo accesible del mercado. Dos décadas antes un ordenador IBM costaba unos U$D 9 millones y requería toda una habitación con aire acondicionado y 60 personas para funcionar.

El IBM 5150 se componía de un monitor, un teclado, una unidad central de base, una impresora y una unidad de disquete externa. Sus especificaciones, comparadas con los ordenadores actuales, eran ridículas: 16/64KB de RAM, un procesador Intel 8088 a 4,77MHz, sin disco duro (se debía comprar una unidad externa de 10MB), un monitor monocromático a color verder.

IBM fue incapaz de prever tal éxito y no contaba ni con los insumos necesarios para satisfacer la demanda. Así, tuvo que delegar el procesador a Intel y el sistema operativo a una empresa llamada Microsoft. El resto es historia.

Pero quizá lo que hizo que la PC revolucionara al mundo fue el hecho de que IBM decidió que tendría una arquitectura abierta (y es por ello que los componentes podrían encontrarse fácilmente). De esta manera, otros fabricantes podrían producir y vender componentes, periféricos y software compatible sin la compra de licencias.

Aunque actualmente la venta de computadoras personales se encuentra a la baja ante el auge de dispositivos más pequeños como son tablets y smartphones, no podemos olvidar que fue así como todo comenzó.

C.

Deja un comentario